Ahorrar espacio en nuestro hogar es indispensable, en especial si contamos con pocos metros cuadrados. Un recurso que podemos aprovechar para esto son las puertas corredizas. Sin embargo, no porque sean una excelente solución significa que va bien en todos los ambientes.

En este artículo te enseñaremos qué cosas tener en cuenta al momento de instalar puertas corredizas y cuáles son las mejores condiciones para hacerlo.

Cuándo instalar una puerta corrediza

La razón primordial para colocar una puerta corrediza es para ahorrar espacio en casa. No obstante, debemos considerar otros aspectos y circunstancias antes de instalar una.

  • Decoración:Si consideras que tu espacio se vería feo y disfuncional con una puerta sólida, entonces lo mejor sería una puerta corrediza. Existen miles de modelos de donde escoger, pero más importante aún es que visualices cómo quedaría tu habitación con una. Así seleccionarás la que más armonía brinde a tu espacio.
  • Iluminación:¿Sientes que una pared evita que entre la luz natural a una de tus habitaciones? Esta es una excelente razón para instalar una puerta corrediza de vidrio o transparente que permita el paso de la luz. Ten en cuenta que esto incluso podría hacerte ahorrar en la factura de la electricidad.
  • Delimitar espacios:Con una puerta corrediza no solo ahorras espacio, sino que delimitas cada área de tu casa. Esto viene de maravilla si vives en un monoambiente y buscas dividir tu cama de la cocina o la sala de tu área de dormitorio.
  • Eres un manitas: Instalar una puerta corredora involucra más tornillos y tuercas que una convencional dado el mecanismo deslizante. En el caso de que no seas manitas o no estés dispuesto a pasar tiempo instalando la puerta movible, mejor entonces ve directamente por una sólida.

Consejos para instalar una puerta corrediza

A la hora de instalar una puerta corrediza considera que esta actividad tiene una dificultad media pues el mecanismo que las hace deslizantes lleva tiempo para ponerlo en funcionamiento.

Sigue nuestros pasos para que el procedimiento no se haga tan complicado:

  1. Ten a la mano un destornillado y martillo. Divide muy bien los torillos, tacos y rieles que vienen empaquetados en la puerta corrediza.
  2. Retira la puerta anterior en caso de haberlo. Si no había puerta en el espacio donde colocarás la nueva puerta corrediza, entonces prepara la zona donde se colocarán los rieles. En caso de que haya algún imperfecto puedes rellenarlo con masa.
  3. Lo siguiente a colocar son los rieles, es necesario ponerlos a unos 5 cm de la pared y a 45 centímetros de distancia de cada uno. Los tacos que vienen con estos tendremos que instalarlos con nuestro martillo.
  4. Luego de los rieles es momento de colocar la puerta y sus herrajes a la puerta.
  5. Para evitar que la puerta se tambalee al quedar colgando, es necesario atornillar una guía en la zona inferior de la puerta.
  6. Verifica que todo haya quedado en orden. En algunos casos es necesario ajustar ciertas medidas y herrajes.

Así de sencillo tendrás tus puertas corredizas en la casa ¡Que lo disfrutes!

Artículo anteriorTodo lo que querías saber del Intel b365

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí